Descubre el cuarto latino de Colombia

Hubo una explosión. Los heridos, que resultó herido en su pierna, hizo una mueca y bendecida. Miré alrededor de los rostros de los hombres: máscaras de concentración sombría cuando apuntaban. Las apuestas fueron altas: los perdedores tendrán que pagar la cerveza.

El juego en Trohi es un ritual del viernes en la ciudad de Williae de Columbia del Sur de Columbia. El juego consiste en lanzar un objeto de metal pesado, algo entre el disco y empujar el núcleo, en el objetivo ubicado a una distancia de 18 m, que está llena de explosivos que se desencadenan en un golpe directo. El juego es serio, pero la cerveza de la atmósfera y la amable música latina son de los altavoces. Cuando hice mi primer golpe (en el sitio para principiantes: 9 m), el mismo hombre que cayó en la pierna con Troho loco, me puso la mano y bromeó diciendo que al día siguiente escribirían sobre mí en un periódico local.

«Tekho es un juego del cual tiene unos 1, 000 años», me dijo Alex, a mí, mi guía y oponente mientras jugamos. El pueblo indígena de Colombia arrojó piedras a los tomates, y los españoles de los probadores agregaron un elemento explosivo. De acuerdo con La brutal historia de Colombus Un juego nacional ha aparecido en el país, que, de hecho, es una boya con un golpe adicional.

Pero, a pesar de los 40 años de la Guerra Civil, Colombia, según el índice de un planeta feliz, es el país más feliz de América del Sur y el sexto del mundo. De hecho, la calidez y la buena voluntad que encontré en el campo de Tekho eran características de las personas que conocí en todo el país.

Los problemas de Colombia aún no se han agotado. Las décadas del conflicto condujeron a una gran cantidad de movimientos internos de la población, y sus consecuencias fueron la pobreza, la falta de vivienda y el crimen. Todavía hay problemas con grupos armados ilegales, partisanos y fichas de drogas. Sin embargo, la situación en el país es más estable que en los últimos años, y el número de turistas en la última década se ha más que duplicado. La mayoría de las carreteras del país, especialmente en las zonas turísticas, están bajo el control de la policía y los soldados.

Cartagena y el triángulo de café ubicado en el norte del país son relativamente conocidos. Pero el estado del país como un «abierto reciente» significa que tiene muchos más lugares que no tienen análogos en el mundo. Para encontrarlos, fui a un sur inactivo del país.

La sal de la tierra

Mi viaje al sur comenzó con un viaje rápido al norte de la capital, Bogotá, a la Catedral de Sal de Sipakir. John, un guía con un sombrero duro, me llevó a un grupo de jóvenes católicos a un complejo gigante de cuevas, troncos de eje explotados y túneles oscuros y frescos con grandes cruces y lugares arrodillados tallados en una roca. La idea de construir una catedral aquí pertenece a los mineros.»Cuando comenzaron a usar TNT, era muy peligroso trabajar aquí», me dijo John.»Muchos mineros murieron. Había muchos católicos entre ellos, y querían tener lugar para orar. Querían sentir algo de protección».

La primera catedral, establecida en 1954, se derrumbó después de 40 años. La segunda versión, completada en 1995, es uno de los lugares más visitados del país donde prevalecen los católicos. Nuestra caminata cubrió aproximadamente 2. 5 km de todo el complejo, lo que significa que vimos «solo el 0. 8% de la mina», nos dijo John.

«El resto es industrial y prohibido».

La capilla estaba inundada de luz naranja cálida, en uno de sus fines había una imagen de la Virgen María. La Catedral de la Cueva brilló con una luz azulada, y la imagen recreada de la «creación del mundo» de Miguel Ángel fue rodeada por un resplandor violeta.

Antes de la escena tallada de la natividad de Cristo, los jóvenes católicos comenzaron a susurrar con entusiasmo, con un plan. Luego comenzaron una canción, haciéndose eco de sus voces, interpretando Los Peces El Río («Fish in the River»), una canción navideña común en Colombia. Después de eso, uno de los hombres realizó varias líneas de «Noche tranquila» en inglés. La diversión festiva en mayo, a una profundidad de 200 m bajo el terreno de Colombia, no es lo que esperaba.

Desde la Catedral, fui al norte por la región del Ubat, camino a la Villa de Leva. El paisaje estaba muy limpio, verde brillante y salpicado de vacas en blanco y negro (esta es la capital de la leche de Colombia), que me recordaba a Suiza.

Villa de Leviv es una tranquila ciudad colonial, un objeto vigilado de patrimonio nacional, libre de edificios modernos. Pasé por las calles pavimentadas bajo el sol caliente con Oscar, el dueño del albergue y la agencia turística en esta ciudad. Según él, para la construcción de la Catedral de Nuestro, el señor Del Rosario de Wilya de Leiva, ubicado en la parte superior de la plaza, tomó 40 años.»En parte, esta fue una construcción lenta, porque los sacerdotes podrían usarlo para recibir dinero de la población. Podrían decir:» Necesitamos más dinero para completar la iglesia «. Muchas iglesias fueron construidas durante mucho tiempo».»- Oscar agregó sarcásticamente.

Condujimos fuera de la ciudad para hacer una caminata en el valle de Monikira, siguiendo senderos llenos de árboles caídos y deslizamientos de lodo de inundaciones recientes. Fuimos a la cascada – un lugar sagrado para los indígenas de esta zona – la Muisca.»¿Ves la roca en forma de mesa? Señaló Oscar. ‘Probablemente usada para sacrificios’ río abajo.

Oscar me mostró otro sitio precolombino – El Infiernito («Pequeño Infierno»), donde hay monolitos de hasta 6 m de altura, cada uno de los cuales tiene un grosor diferente. Como me dijo Oscar, estaban ordenados según el ángulo del sol en los solsticios y las posiciones de las estrellas. Piedras pesadas, con un peso de hasta diez toneladas cada una, fueron traídas aquí con gran dificultad desde un valle distante, y luego talladas en columnas en forma de pene, no solo formas fálicas aproximadas, sino ejes esculpidos con una «cabeza» claramente definida. Si se necesitaran pruebas de que la humanidad es extraña, y en particular la religión empuja a las personas a actos inusuales, entonces esta decisión es arrastrar piezas gigantes de roca 80 km a través de montañas y arroyos para hacer figuras masculinas gigantes con ellas y señalarlas a las estrellas.

Sexo, drogas y esculturas de piedra

Había estatuas aún más misteriosas en el sur. Después de volar de Bogotá a Popayán, la «Ciudad Blanca», hice un viaje de seis horas hacia el sur por una carretera antes controlada por la guerrilla y las bandas de narcotraficantes, en dirección a San Agustín, la capital arqueológica de Colombia. A las afueras de la ciudad se encuentra un sitio declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO de 2. 000 metros cuadrados. km, donde hay cientos de estatuas; aún más estatuas están esparcidas por el área. También se rumorea que una pirámide puede estar enterrada en algún lugar de la zona.

Alex y yo nos reunimos con Marino, un experto local. Dijo que las personas que crearon estas esculturas masivas y bien conservadas supuestamente eran del estado de Amazonas. El período clásico de su vida se sitúa entre el 100 y el 900 a. dC, pero habitaron estos lugares desde el 3300 aC, antes que los incas, aztecas y mayas, contemporáneos de los antiguos egipcios.

A pesar de numerosos estudios y comparaciones con otras culturas, las estatuas siguen siendo un misterio.»Hay mucho que se desconoce aquí, mucho que solo puedes adivinar», admite Marino.»Este es un país de acertijos, enigmas, signos de interrogación».

Cada escultura es única, pero hay características repetidas: cabezas grandes, falta de cuello, piernas cortas o faltantes. En sus detalles se encuentra la clave para desentrañarse en la cultura. Un líder tiene un cráneo en el cuello, posiblemente un trofeo militar. En algunos de ellos, las mejillas estaban notablemente hinchadas por masticar hojas de coca. Los escultores a menudo combinan rasgos humanos y animales o pájaros, muchas bocas están llenas de dientes de Jaguar. Juntas, las estatuas son un grupo bastante extraño. Algunos arqueólogos creen que fueron creados bajo la influencia de Coca, Aahuasks u otras sustancias narcóticas.

Pasamos las estatuas de copulando monos y serpientes. También hay más figuras fálicas, así como figuras de hombres con el pene erigido, atados al cinturón.»El sexo y la muerte son dos temas universales. Todas las culturas cubren estos temas», dice Marino.

A la mañana siguiente, nuestro grupo de tres personas fue a caballo a través de las granjas para cultivar café y caña de azúcar para examinar otros objetos en las laderas de las colinas. Varias estatuas retuvieron rastros de sus colores originales: rojo, amarillo, blanco y negro. Marino señaló las plantas y los árboles ubicados cerca, desde los cuales recibieron tintes y pinturas. Más tarde, atamos a los caballos y bajamos la pendiente de la montaña para ver a Chakir, una figura tallada en una roca frente al este hacia donde sale el sol.

Reunirse con el desierto de la princesa

Desde San Agustín, Alex y yo fuimos al desierto de Tatakoa. Al acercarse a la ciudad de Willia e-Viekh, el paisaje se volvió más montañoso, con extrañas formaciones rocosas rojas, agujas y montículos, así como a Candlewood 6 m de altura. «Todos llaman al desierto de Tatacoa, pero de hecho es un bosque seco», Alex «, Alex» me dijo. Las vacas y las cabras tienen libremente en áreas abiertas. Desde la cordillera, miramos la torre, una de las características más llamativas del desierto, y luego bajamos al laberinto de Cuzco, la cresta de las dunas, similar al valle de la muerte.

Tatacoa no se puede comparar con las formaciones de Red-Kamen del suroeste de los Estados Unidos, pero las personas interesantes están tranquilas y viven aquí. Esperaba reunirme con la «Reina del Desierto», una leyenda local que ayudó a crear y poblar los pueblos de Tatakoa, pero supimos que murió el año pasado a la edad de 97 años. Muchos de sus 13 hijos y 50 nietos todavía viven en esta área.

Encontré a Paulo, la nieta de la reina de 15 años, que pastaba cabras en la granja de su familia. Describió a su abuela como «muy honesta: miró a la gente a los ojos y les dijo la verdad». Ella era muy famosa. La gente vino de todo el mundo para hablar con ella «.

Paul comparte el apego de su abuela al desierto.»Me encanta la paz», me dijo.

Si su abuela era una reina, entonces el piso debería ser una princesa del desierto.»Sí», dijo, «definitivamente».¿Y la futura reina?»Sería genial convertirme en una reina. También podría familiarizarme con personas de todo el mundo».

Después del inicio de la oscuridad, cuando se llamaron las últimas cabras, fuimos al Observatorio. Tatacoa es famosa por su cielo nocturno.»En Colombia, hay otros observatorios con telescopios más grandes, pero no tienen tal ubicación», me dijo el astrónomo local Javier cuando escalamos la cubierta de observación.»No hay contaminación lumínica. Además, estamos cerca del ecuador, y podemos ver todo el cielo, ambos hemisferios».

Nos paramos en el techo del observatorio, el desierto estaba tranquilo, solo las cigarras zumbaban y los rayos parpadearon en las esquinas del paisaje. En el telescopio, estudié la imagen sorprendentemente clara de Saturno y la imagen más clara de la luna que he visto, a pesar del hecho de que había sido unos 384, 000 km antes. Javier miró su reloj y dijo que nos centraríamos en el horizonte cuando una estación espacial internacional vuele por el cielo.

El desayuno a la mañana siguiente en el desierto fue uno de los más extraños para mí. Con el amanecer, comimos frutas, de color rosa pequeño y brillante, en forma que se asemeja a Chili Pepper, desde la parte superior de los cactus. Tenían un sabor crujiente y dulce, como las fresas. Los bebimos con leche: espuma, cálida, exprimida de una cabra en la granja de la familia González.

El hermano y la hermana Miguel y Lilia ya son la cuarta generación de Gonsales que viven en la granja. Con ellos había un niño pequeño llamado John Jailer, el hijo de su hermana. Después de que Lilia exprimió varios tanques de leche de la ubre de la cabra, John comenzó a ayudar a su tío y a la tía a separar animales, levantando a los que son más pequeños en la pluma.»A veces», Miguel sonrió, «las cabras ven que es pequeño e intenta agarrarlo, pero es fuerte y gana. Es muy útil. Ya sabe todo sobre la granja».

John se adelantó para demostrar sus habilidades. Se perdió el primer lanzamiento de Lasso, se rió y corrió después de la cuerda. Tomando la cuerda, repitió el intento y atrapó con éxito a un niño pequeño.

Miguel parecía satisfecho, incluso feliz, tal vez estas encuestas eran correctas.»Nos gusta vivir aquí», confirmó Miguel.»Nos sentimos ricos, no con dinero, sino por la calma, el canto de los pájaros, el silencio del desierto».

El autor viajó con viajes al desconocido a lo largo de una ruta individual que incluía una visita a los desiertos de Williae de Leva, Pajan, San Agustin y Tatacoa.

Otras fotos de Graham tomadas en diferentes países del mundo se pueden ver en el sitio web www. graeme-green. com o seguirla en Instagram en www. instagram. com/graeme. green.

Lea más sobre esto

Echa un vistazo a nuestra guía de Columbia para encontrar más artículos e inspiración |Planea un viaje. Más