10 lugares increíbles donde puedes sumergirte en la cultura de Omán

Mezquita grande de Sultan Kabus, Maskat

Ni un solo viaje a la capital de Omán estará completo sin visitar la gran mezquita de Sultan Kabus, quizás el mejor modelo de arquitectura islámica moderna del mundo. Además, esta es la única mezquita en Omán, abierta a visitar a los no musulmanes.

Rodeados de tranquilos jardines y embalses, sus minaretes blanco s-gramínicos y los altos arcos insinúan la grandeza de la decoración interior. En la sala de oración principal, innumerables azulejos con pintura manual y esquinas de oro parpadean a la luz de una enorme lámpara de araña de cristal, que en sí misma es una obra de arte. Tus pies tienen uno de los transportistas hechos a mano más grandes del mundo, en el que miles de creyentes se inclinan las rodillas durante la oración del viernes.

En cada esquina de esta mezquita, puedes ver el trabajo de los mejores maestros locales, desde ceramistas hasta carteros. Pero detrás de este esplendor, la profundidad y el significado están ocultos. Asegúrese de explorarlo con la guía para obtener más información.

2: Fort Nizova, Nizova

Fort Nizov, Nizov

Ubicado al pie de las montañas del oeste de Hajar, regalado con fuentes naturales de agua y valles fértiles fríos, Nizhova siempre ha sido un lugar bienvenido en esta región de desiertos peligrosos. En el siglo IX, se construyó una fortaleza para proteger la ciudad de los saqueadores, y desde entonces esta impresionante estructura de arenisca se ha complementado y cambiado constantemente.

Hoy en día, el objetivo de Fort Nizov es atraer visitantes de países distantes y no rechazar a sus. Las guías conocedoras indicarán picos de metal, vagabundos y «agujeros de asesinato» (a través de los cuales hirviendo jarabe finito caliente se derramó sobre los invitados no invitados), lo que hizo que Nedov fuera tan impenetrable.

Desde el techo, donde una vez se encontraban docenas de armas, se abre una hermosa vista de la ciudad, aún próspera y exigida, pero completamente tranquila.

3: Museo de tierra franca, Salalah

Árbol luchador en Salal

El dulce y terroso aroma de incienso siempre se presenta en Omán, proveniente de quioscos, hoteles y patios de casas privadas. Esta preciosa resina se recoge de los árboles de Boswellia en el área de la montaña Dofar en el sur del país, donde está creciendo el mejor incienso del mundo.

El museo de incienso en Salal habla sobre la historia del comercio y el consumo de incienso, sobre las formas de recolectarlo, así como sobre la historia naval de Omán.

Después de eso, vaya al mercado Al Husn Souk, donde puede negociar todo tipo de incienso, incluidos los más raros y valiosos, como Shazri y Hasiki.

4: Royal Opera Theatre, Muscat

Royal Opera Theatre, Maskat

El lujoso e impresionante teatro de ópera en el Muscat combina la acústica de la clase mundial y la elegancia del Medio Oriente. Llegar aquí para un concierto o evento es un verdadero placer si tiene una noche libre en la ciudad.

A pesar del hecho de que hay muchas celebridades en este salón (entre ellas Andrea Bochelli y la Orquesta Filarmónica de Londres), las estrellas reales son artistas locales que ahora tienen la oportunidad de actuar en el salón más moderno de su territorio. El programa incluye cantantes árabes clásicos, altavoces poéticos, conjuntos tradicionales: todos estos son artistas estrella que son muy populares entre la población local.

Por lo tanto, la noche en el teatro de la ópera es una oportunidad para conversar con los residentes locales y ver su orgullo en su talento nativo. Reserve boletos por adelantado, ya que se pueden vender con varios meses de anticipación.

5: Al-Hamra, West Hajar

Casas viejas hechas de ladrillo de adobe, al-hamra

Este desmoronado y atmosférico pueblo de Adobe Brick evoca pensamientos sobre las historias de las noches árabes con su laberinto hábilmente calles y un bazar. Resalte una o dos horas en el camino a las montañas para perderse aquí. Pocos turistas llegan a este antiguo pueblo, por lo que se encontrará con una cálida curiosidad.

Bayat a l-Safakh es un buen museo ubicado en una casa restaurada y un patio. Aquí se recolectan cafeteras hinchadas, tejidas de muebles de hojas de palma y antiguas curiosidades. Esta es una exposición más modesta que en los museos del Muscat, pero, sin embargo, es encantador, de vez en cuando, las mujeres locales demuestran hornear y tejer.

6: Tumbas de la Edad de Bronce, Al-Ain

Dreamstime Village

En el pequeño asentamiento de Al Ain, ubicado cerca de Jeel-Shams, puede dar otro paso en el pasado. Aquí, en el fondo de las montañas, una serie de tumbas en cuclillas hechas de arenisca, que están en guardia durante casi 5 mil años.

Aunque tales tumbas se encuentran en diferentes partes de esta región, estas son las muestras mejor conservadas ubicadas en el lugar más pintoresco. Según la UNESCO, que incluía la Tumba en la Lista del Patrimonio Mundial en 1988, este objeto es «la colección más completa de asentamientos y necropolis del tercer milenio antes de Cristo». Visite este lugar al final del día cuando el sol esté bajo y el aire de la montaña es fresco.

7: Museo Nacional, Muscat

Museo Nacional, Maskat

El año pasado, se abrió un magnífico Museo Nacional, que respiraba una nueva energía en la vida cultural de la capital. Su colección de riqueza histórica y moderna de Omán, la más grande de su tipo, realmente revive la historia del país.

Las exposiciones se dividen en 14 segmentos temáticos que cubren todo, comenzando desde los primeros asentamientos del país que surgieron hace más de dos millones de años y terminan con el arte y la industria de la sociedad moderna.

Especialmente interesante es la galería «Heritage intangible», donde los artistas vivos demuestran los bailes, canciones e historias de este país increíblemente poético.

8: Fort Jabrin, West Hajar

Fort Jabrin, West Hajar

Sin su ingeniosa red de riego, Fagladge Omán sería solo la sombra del país que ves hoy. Estas intrincadas arterias de agua sirven agua del río a los campos y asentamientos que tienen una falta de lluvias, lo que permite cultivos y asentamientos agrícolas. En algunos lugares, el sistema Fatladge tiene una historia de siglos, y algunas áreas están bajo protección de la UNESCO.

Un ejemplo de la aplicación práctica de este maravilloso sistema de ingeniería es el impresionante fuerte del siglo XVII en Jabrin. Esta fortaleza hábilmente conservada era la casa del sultán y todavía se jacta de una exuberante decoración, muebles hechos a mano tallados, un laberinto de habitaciones y patios.

Su sistema personal de Fatladge puede haber estado seco durante mucho tiempo, pero el complejo de barrancos y tuberías demuestra el ingenio necesario para la supervivencia y la prosperidad en el desierto.

9: Astillero para la construcción de Dow, Sur

Astillero para la construcción de Dow, Sur

La morapada de Sinbad, este Superman del Mar Abierto, es un héroe nacional no oficial de Omán, y no sin razón: esta es una nación de navegadores que han arado el Océano Índico durante siglos en busca de alimentos y comercio.

Sur Sur, ubicado al sur de Maskat, es uno de los pocos lugares donde todavía se producen instituciones educativas preescolares de madera tradicionales. Puedes venir aquí y ver el trabajo de los maestros.

10: Museum Bait al Zubair, Maskat

Kornish Muttra en Twilight, Maskat

Este pequeño museo, ubicado en el antiguo cuarto de Maskat, da una idea clara de la cultura de Omán. Entre los tesoros de las exhibiciones se encuentran las fotos en blanco y negro de tribus y rituales del desierto, antiguos Hayjars (espadas de Omán), así como sombreros y collares, decorados con perlas, azul y turquesa.

No se pierda una exposición permanente de ropa local, que cuenta sobre el propósito de cada prenda tradicional, desde Vakaya (bufanda de cabeza de mujer) hasta Vazar (capas que los hombres ponen en un largo plato).

Este artículo fue escrito con el apoyo del Ministerio de Turismo del Sultanato Omán, junto con Dialflight y Oman Air, pero es imparcial e independiente, como todos los artículos editoriales de Wanderlu st.

Imagen principal: The Royal Opera Theatre en Muscat